60.El lamento del castor.

Después de una semana en la que no he podido grabar, te contaré que he estado con una amiga que ha ido a la Biennale y me ha comentado que el cuadro del que hablaba el otro día, estaba realizado con anzuelos, y no con hilos gruesos de plástico como yo pensaba. Hablando con ella, también me señaló con precisión dónde se encontraba la estructura de un cubo que refleja el paisaje que le rodea y que yo no había sido capaz de encontrar por las indicaciones erróneas, eso me pareció, que da la página de la biennale.
Siéntate en ese lugar que has elegido para escucharme de manera tranquila y relajada. Respira profundamente y a continuación expulsa el aire lo más lento que puedas, relájate, intenta olvidarte de las prisas por un momento, este tiempo es solo para ti. Permíteme atraparte con mi voz. Seas bienvenido a Arropando estrellas, un podcast de Bosquina Monzón.
El arte, y más el arte al aire libre, es una manera magnífica de descubrir, o por lo menos de intentarlo, los sentimientos del artista. De dejarnos atrapar por lo que otros crearon y disfrutar de esas sensaciones. El arte es la magia que nos aleja de la realidad por unos minutos, envolviéndonos y trasladándonos a otra que hará mella en nuestras almas.
El cubo del que hablaba es una obra del irlandés John Gerrard que se mimetiza con el entorno reflejando lo que hay a su alrededor, excepto una de sus caras en las que se proyecta la imagen de una figura cubierta totalmente de hojas y que camina en círculos. La verdad, he de decir que la primera impresión asusta un poco, no sabes si la figura sigue tus movimientos o simplemente se acerca a ti para salir de su jaula de cristal y perseguirte, yo no me acerqué demasiado, pero las personas que sí lo hacen, reculan en un por si acaso, totalmente comprensible. La figura se mueve sobre un paisaje áspero, una llanura en tonos ocres con el cielo azul como fondo y a medida que se acerca su tamaño se hace mayor. En realidad, he leído, que la danza es un lamento por los efectos negativos y el sufrimiento que generan al entorno los avances de la humanidad. Pero una vez que cambias de cara, el cubo refleja naturaleza, mar, árboles, cielo, el impresionante puente de Sydney y a veces al que observa.
Otra de las obras magníficas de la biennale es La gran orquesta animal, de Bernie Krause, el sonido de los animales recogido a lo largo de 50 años. En tres muros bordeados por un estanque para aprovechar el reflejo, se proyectan espectogramas de los sonido de los animales de cada continente, es una mezcla de color y sonido, un paisaje sonoro que pretende llamar nuestra atención sobre el peligro que corren muchas especies por la actuación del hombre, músicos que podrían desaparecer. Buscándolo en internet lo pude escuchar en una de sus charlas TED, en la que contaba cómo esos sonidos nos hablan. Terminaba contando que un amigo suyo grabó el dolor de un castor que nadaba en círculos alrededor de la presa que había construido y que unos guardas habían reventado, matando a la hembra y a sus crías.
Respira profundamente y llena tu espíritu de gratitud por las maravillas que te rodean y de las que puedes disfrutar. Comparte tu energía con el que tienes cerca. Disfruta de cada momento. La semana que viene estaré de nuevo Arropando estrellas. Te espero. Ahora, descansa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.